Economía


Suecia es un país frecuentemente usado como modelo por los defensores del Estado de Bienestar o de la socialdemocracia. Para estos defensores, Suecia es la confirmación de que es posible conjugar crecimiento económico con la completa provisión estatal de servicios sociales. Sin embargo, estos defensores parecen no saber que el modelo sueco comenzó un proceso de declive en los años 70 que culminó en una grave crisis a inicios de los 90, crisis que puso en evidencia la inviabilidad de un Estado de Bienestar ilimitado.

Los defensores del estado de bienestar tampoco parecen saber que a raíz de esa crisis, Suecia inició un ambicioso programa de reforma del Estado de Bienestar marcado por las privatizaciones y por la eliminación de los monopolios estatales en la provisión de servicios. Estas reformas no sólo han logrado revivir a la economía sueca, sino que han ofrecido a la población mayor libertad de elección y mayor calidad en los servicios que recibe.

(más…)

Anuncios

En un artículo anterior [1] sostuve que el capitalismo es el único sistema económico moral, en el sentido que es el único sistema que puede surgir cuando el estado se ubica en relación óptima con la moral, al dedicarse a defender los derechos de los individuos bajo un marco de igualdad ante la ley.

Este argumento es apoyado por la evidencia histórica: El capitalismo surgió en Holanda e Inglaterra en los siglos XVII y XVIII como resultado de cambios institucionales que tuvieron el efecto de proteger la propiedad y la libertad. En el caso de Inglaterra, estos cambios incluyeron al llamado “Statute of Tenures” (1660), que dio punto final a la institución de la servidumbre, la cual había declinado en los siglos anteriores; el “Statute of Monopolies” (1624) que por un lado abolió los monopolios de los gremios medievales y otros monopolios otorgados por patente real, y por otro creó un sistema de protección a la propiedad intelectual; la incorporación en el “common law” de provisiones para la protección de la propiedad privada [2]; y, significativamente, el aseguramiento de los derechos individuales y la sujeción de la corona a la ley mediante el “Bill of Rights”(1689). Gracias a estos y a otros cambios, al final del siglo XVII habían sido creadas todas las precondiciones institucionales necesarias para el surgimiento del capitalismo, y como resultado, Inglaterra estaba experimentando un crecimiento económico sostenido que se extendería en el siglo XVIII con la aparición de la Revolución Industrial [3].

(más…)

“Lo que está bajo ataque es el sistema capitalista, y es atacado principalmente sobre bases éticas, por ser materialista, egoísta, injusto, inmoral, salvajemente competitivo, insensible, cruel, destructivo. Si realmente vale la pena preservar el sistema capitalista, es futil defenderlo sólo con argumentos técnicos (por ejemplo, por ser más productivo) a no ser que también mostremos que los ataques socialistas sobre bases éticas son falsos e infundados”

Henry Hazlitt – Los Fundamentos de la Moral

 “El liberalismo — conviene hoy recordar esto — es la suprema generosidad: es el derecho que la mayoría otorga a la minoría y es, por lo tanto, el más noble grito que ha sonado en el planeta. Proclama la decisión de convivir con el enemigo: más aún, con el enemigo débil. Era inverosímil que la especie humana hubiese llegado a una cosa tan bonita, tan paradójica, tan elegante, tan acrobática, tan antinatural. Por eso, no debe sorprender que prontamente parezca esa misma especie resuelta a abandonarla. Es un ejercicio demasiado difícil y complicado para que se consolide en la tierra.”

José Ortega y Gasset – La Rebelión de las Masas

(más…)

Uno de los argumentos más usados por los críticos de la globalización es que en las últimas décadas la pobreza mundial ha aumentado, al tiempo que los pobres se han hecho más pobres y los ricos más ricos. Estos críticos, los cuales incluyen a afamados comentaristas como Noam Chomsky [3], así como a una gran variedad de periodistas, políticos y bloggers, promueven una agenda anti-globalizadora e intervencionista, cuando no abiertamente proteccionista. Como soporte a sus tesis, estos críticos se refieren a estadísticas publicadas por agencias multilaterales como el Banco Mundial y el PNUD, las cuales muestran un incremento en el número de personas que viven en la pobreza así como un incremento en la desigualdad de ingresos a nivel global [1].

  (más…)

Recomiendo ver esta compilación de entrevistas al analista Daniel Ikerson del CATO Institute.

Puntos importantes:

– GM, Ford y Chrysler están perdiendo US$6,000 millones al mes
– A esa tasa, el paquete de $25,000 millones se les acaba en 4 meses
– Lo que esas compañías necesitan es recortar sus gastos
– Para recortar sus gastos, forzosamente tienen que renegociar con el sindicato (el famoso UAW)
– Para ilustrar por qué, basta decir que la hora hombre promedio en GM cuesta $74, mientras que en Toyota cuesta $47
– Y Toyota produce carros de mayor calidad
– De hecho, Toyota no está en peligro de cerrar, a pesar de la crisis económica
– Entonces, si Toyota si puede competir sin ayuda del gobierno, para que ayudar a GM, Ford y Chrysler?
– Mientras el gobierno siga ayudando a los “big 3” ellos nunca van a reestructurarse, seguirán pidiendo ayudas al gobierno de tiempo en tiempo

Por todo lo anterior, creo que Obama cometerá el primer grave error de su administración si se aprueba el rescate.

El siguiente video es una compilación de entrevistas de los años 2006 y 2007 en donde el economista Peter Schiff (que se suscribe a la escuela austríaca de economía) predijo con aterradora precisión los eventos de la crisis financiera del 2008. Realmente da que pensar:

Particularmente interesante es ver como los otros analistas invitados a estos programas ridiculizaban las predicciones de Schiff.

Resulta que Schiff no es el único economista de la escuela austríaca que predijo la crisis. Diversos economistas de esta escuela advirtieron sobre los efectos que traerían la expansión irresponsable del crédito motivada por las políticas del fed y por la erosión en los estándares de otorgamiento crediticio.

(más…)

Si la causa de la crisis no fue la desregulación, es claro que un retorno al entorno regulatorio de Glass-Steagall no es la solución. Por el contrario, las soluciones pasan por eliminar las causas expuestas en los artículos anteriores de esta serie.
(más…)

Página siguiente »